La bichectomía es tendencia: ¿sabes en qué consiste?

La extracción de las bolas de Bichat o bichectomía es una de las cirugías más demandadas actualmente. Muchas celebrities se han realizado esta operación para adelgazar su rostro, darle un aspecto más estilizado y con los pómulos más marcados. Su principal ventaja es que se trata de una cirugía que dura toda la vida. ¿Sabes por qué? Te explicamos en qué consiste esta sencilla intervención y cómo es su postoperatorio.

En la bichectomía lo que realizamos es extraer las bolas de Bichat, unos acúmulos de grasa que tenemos en las mejillas y que, según su forma y tamaño, pueden dar a la cara un aspecto redondeado. Al retirarlas, se consigue un rostro más definido y unos rasgos más marcados. Los resultados son para siempre, ya que no existe riesgo de que, una vez extraídas, las bolas de Bichat vuelvan a crecer. Estas bolsas están aisladas del resto de grasa, por lo que no volverán a salir tras la operación, aunque ganemos peso o aumente nuestra grasa corporal.

A pesar de que se trata de una operación sencilla, se recomienda realizarla entre los 16 y los 40 años. Antes, el rostro aún no ha terminado de crecer. Después, puede no merecer la pena dado que la cara comienza a adelgazar a medida que envejece. En cualquier caso, será el cirujano quien valore si el paciente es apto para la intervención y los resultados que se esperan conseguir.

Cirugía en 15 minutos

La bichectomía es un procedimiento muy sencillo. En apenas 15 minutos solemos completar con éxito la operación. En Icifacial realizamos dos pequeñas incisiones por dentro de la boca, una en cada mejilla, por lo que no se produce ningún tipo de cicatriz externa. A través de ese pequeño corte de entre 1-2 mm se extraen las bolsas de grasa. La cantidad de grasa extirpada suele ser de entre 3 y 4,5 CC de grasa de cada lado, el equivalente aproximado de una yema de huevo.

Normalmente la bichectomía se realiza con anestesia local. Según el paciente podemos combinar la anestesia local con una ligera sedación. Pero en ningún caso será necesario pasar la noche en el hospital.

Los resultados serán visibles a partir de la cuarta semana. Las mejillas se irán desinflamando progresivamente hasta que dejen a la vista unos pómulos más marcados. Para que los pacientes tengan una percepción más certera de los resultados que conseguimos, realizamos una foto nada más terminar el procedimiento, antes de que comience la inflamación, así podrán comprobar los cambios estéticos.

Postoperatorio similar a la extracción de una muela

Tras la cirugía, los pacientes deben pasar en reposo 1 o 2 días. En general, no suelen padecer dolor y la recuperación es similar a la que pasarían tras la extracción de una muela. Además, la técnica empleada por el doctor Germán Macía, director médico de Icifacial, no requiere puntos, la pequeña incisión es tan pequeña y mínimamente invasiva que se cierra sola.

Sin embargo, para favorecer una correcta recuperación, aconsejamos a nuestros pacientes colocar hielo en la zona durante 20 minutos cada hora el primer día, seguir una dieta blanda y fría durante 1 o 2 días y usar un enjuague bucal antiséptico después de cada comida empezando a partir de las 24 horas de la intervención.

Recomendamos esperar al menos entre 3 y 5 días para volver al trabajo, según el caso, a los estudios o retomar el ejercicio físico. El alta médica total, si no se producen complicaciones, solemos darla en torno a los 3 meses después de la operación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *