Consejos para la recuperación después de una feminización facial

La cirugía de feminización facial engloba diferentes intervenciones para dar al rostro una apariencia más femenina. Debido a que estas intervenciones se realizan al mismo tiempo para conseguir una mayor coherencia entre todos los rasgos faciales, el postoperatorio puede ser más o menos incómodo, según las operaciones realizadas. Pero en general se trata de una recuperación sencilla y poco dolorosa donde la paciente ya puede apreciar la naturalidad y calidad de los resultados de su rinoplastia ultrasónica, frontoplastia o anguloplastia, según las necesidades de cada una. Para favorecer su comodidad y que el postoperatorio de la feminización facial fluya sin ningún problema, recomendamos cumplir con las siguientes pautas:

Tomar la medicación prescrita:

Dependiendo de la operación el equipo médico puede prescribir la administración de ciertos medicamentos para contribuir a la adecuada recuperación de los tejidos. Generalmente pautamos el uso de antibióticos en cirugías de nariz, labios, mentón y frente para evitar posibles infecciones, junto con corticoides en pauta descendente durante 3 días para disminuir la inflamación. En el caso de realizar también una blefaroplastia o cirugía de párpados sumaremos el uso de colirios antibióticos para los ojos.

En cuanto al tratamiento del dolor, basta con la administración de los analgésicos habituales de uso oral, como ibuprofeno o paracetamol, en su dosis habitual. El testimonio de nuestras pacientes cis y transgénero en Facifem, nuestra unidad de cirugía de feminización facial,  demuestra que se trata de un dolor llevadero y que va desapareciendo de forma progresiva con el paso de los días.

Aplicar frío local en las zonas tratadas:

Después de la cirugía de feminización la sensación de opresión, tirantez y calor en la cara los primeros días son normales. Para reducir la inflamación aconsejamos siempre aplicar frío local durante las primeras 24 horas tras la intervención. A posteriori, la hinchazón irá remitiendo a partir del segundo o tercer día.

Junto con la hinchazón también pueden aparecer pequeños hematomas que no suelen tener importancia y se reabsorben por si solos. Estos pueden tardar un poco más en desaparecer, pero es algo normal dentro del postoperatorio. Ambas consecuencias, la hinchazón y los hematomas, son muy variables y difieren mucho de una persona a otra en base al estado de sus tejidos y la velocidad de recuperación de su organismo.

Lavar las heridas cada 12/24 horas:

Las heridas postquirúrgicas deben permanecer limpias y secas, por lo que recomendamos limpiarlas cada 12 o 24 horas con suero fisiológico o agua y jabón. En el caso de la frontoplastia, donde la cicatriz entra en el cabello, la indicación a las pacientes es que se laven el pelo todos los días con su champú habitual durante las dos semanas posteriores a la cirugía. Si durante el lavado la herida sangra, es normal. Se deben eliminar todos los coágulos de sangre y las costras para una buena cicatrización.

Evitar tomar el sol:

La primera semana después de la cirugía de feminización, o cualquier tipo de cirugía facial, recomendamos no exponerse al sol para favorecer una adecuada recuperación. Durante los 6 meses posteriores es aconsejable usar siempre crema solar con factor de protección +50 para proteger la cicatriz y evitar que aparezcan manchas en la piel.

Se pueden emplear cremas solares con color para ayudar a disimular los posibles hematomas que queden en el rostro a la vez que se evita el uso de maquillaje sobre las cicatrices. Actualmente, el uso de la mascarilla en los espacios públicos también ayuda a disimular los efectos de la operación hasta que los resultados sean los definitivos.

Junto con estas indicaciones, siempre insistimos a nuestras pacientes en que la primera noche después de la cirugía deben dormir con la cabeza ligeramente elevada para contribuir a un buen drenaje y aliviar la hinchazón.

Aunque los tiempos de recuperación dependen de los tipos de intervenciones realizados, en general estimamos que será necesario pasar 24 horas en reposo casi absoluto para evitar sangrados, y esperar entre 7 y 14 días para recuperar la rutina laboral. Siguiendo estos consejos podremos apreciar los resultados definitivos de la feminización facial en unos dos meses. La principal excepción es la rinoplastia, que requiere un mayor tiempo de recuperación y cuya apariencia final se observa a partir de los 6 meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *