Cómo la blefaroplastia reduce los efectos del estrés en el rostro

La blefaroplastia es la cirugía de los párpados. Su objetivo es corregir las bolsas que aparecen en los ojos debido a la falta de descanso, el estrés y el envejecimiento. A través de la blefaroplastia conseguimos una mirada más joven y con más alegría, combatimos los signos del cansancio y de la edad para rejuvenecer el rostro.  ¿Quieres saber en qué consiste esta operación? Desde Icifacial te lo explicamos.

En la blefaroplastia eliminamos las bolsas y el exceso de piel de los párpados. Puede realizarse, según las características de cada paciente, en los párpados superiores, en los inferiores o en ambos. Normalmente, los pacientes de blefaroplastia tienen entre 35 y 65 años y buscan rejuvenecer su rostro o eliminar el exceso de piel del párpado superior o las bolsas del párpado inferior. Aunque son casos excepcionales, también tratamos a pacientes más jóvenes que, por genética, tienen alguno de los dos párpados caídos y quieren corregirlo para mejorar su aspecto.

Se trata de una operación sencilla, de carácter ambulatorio. En ella practicamos incisiones en los pliegues naturales de la piel, lo que nos permite eliminar el exceso de tejido sin dejar marcas en el rostro de los pacientes. En la intervención, de forma exclusiva, del párpado inferior o superior, solemos dedicar entre 30 y 45 minutos. En una blefaroplastia completa, de ambos párpados, el tiempo estimado es de hora y media. En ningún caso es necesaria la permanencia en el hospital tras la cirugía. Habitualmente realizamos esta operación con sedación local.

Resultados naturales y duraderos

Podríamos decir que la blefaroplastia es una cirugía que pasa desapercibida. La familia y amigos de los pacientes los notan más jóvenes, con una mirada más alegre y menos cansada, pero no suelen caer en la cuenta de por qué. Esto se debe a que, además no dejar ningún tipo de cicatriz y tener un postoperatorio bastante sencillo, conseguimos unos resultados naturales y coherentes con el rostro de cada persona.

Tras la operación, recomendamos a nuestros pacientes mantener un reposo de 1 o 2 días y esperar una semana antes de volver al trabajo o reanudar el ejercicio físico. Normalmente, en un plazo de entre 1 y 2 semanas los moratones han desaparecido y no queda rastro de la intervención.

Durante los primeros días los pacientes pueden notar cierta dificultad en la acomodación de la vista o que los párpados no se cierran del todo durante el sueño. Pero a medida que los tejidos se recuperan estos defectos se van corrigiendo por sí mismos. Una vez se ha reducido la inflamación, los resultados serán duraderos, ya que las bolsas de los párpados no suelen volver a aparecer.

Planificando la cirugía

Antes de someterse a una blefaroplastia, o cualquier cirugía facial, el paciente debe tener muy claro en qué consiste la operación y qué espera con ella. Por ello, en las citas previas al quirófano escuchamos las necesidades de cada paciente y realizamos una evaluación de sus rasgos. Concretamente, antes de la blefaroplastia evaluamos la visión y la producción de lágrimas, así como si el paciente lleva gafas o lentillas. Circunstancias que pueden afectar al desarrollo de la intervención.

En estas primeras citas también aconsejamos a nuestros pacientes una serie de pautas que deben tener en cuento los días previos a la operación para garantizar su éxito. Entre ellas se encuentran:

  • No tomar aspirina ni fármacos antiinflamatorios al menos la semana previa a la operación.
  • Preparar la piel de los párpados aplicando crema hidratante o contorno de ojos para favorecer una mayor elasticidad.
  • Dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía.

Tanto antes como después de la operación, todo el equipo de Icifacial estamos a disposición de nuestros pacientes para responder a sus dudas e inquietudes. Contamos con profesionales altamente cualificados que velarán por su seguridad y confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *