¿Cómo conseguir la armonía en un rostro masculino?

A pesar de que tradicionalmente se ha relacionado la cirugía estética con la mujer, son muchos los hombres que acuden a nuestras instalaciones buscando mejorar algún rasgo facial y darle mayor equilibrio a su rostro. Las operaciones más demandadas por los hombres entre los 35 y los 55 años suelen ser la rinoplastia y la mentoplastia, a causa sobre todo de la influencia actual de las redes sociales. La modificación de estos rasgos debe estar orientada a dar una mayor armonía a la totalidad del rostro. Y para conseguirlo, ¿qué aspectos debe tener en cuenta el cirujano? Te lo explicamos en este post.

Los principios para un rostro atractivo se basan en la simetría y la búsqueda de las proporciones adecuadas. La mejor manera de lograrlo es modificando la estructura ósea. Para ello, como punto de partida, el cirujano debe realizar un análisis completo de los tres tercios de la cara de cualquier paciente: tercio superior, medio e inferior.

Pero el rasgo más característico y con un importante peso en el equilibrio del rostro de un hombre es sin duda la mandíbula. La mandíbula más marcada de los hombres determina que su marco óseo sea más cuadrado, menos oval. Cuando la mandíbula y el mentón presentan alguna incorrección, percibimos el rostro de los hombres como poco estético. Según la explicación del doctor Germán Macía, director médico de Icifacial, “de forma inconsciente relacionamos una mandíbula cuadrada y marcada en los hombres con un mayor nivel de testosterona y con la cantidad óptima de grasa corporal”. Suele ser este canon el que buscamos cumplir con las cirugías de mandíbula y mentón.

Después de un primer análisis, en la planificación de la operación, el cirujano debe buscar la armonía adecuada entre el segmento maxilar, la parte superior de la boca, y el mandibular, que haya una relación armónica entre estas dos piezas. Así mismo, es importante controlar las proporciones entre el tercio inferior y el resto del rostro, ya que los cambios en esta zona de la cara pueden producir alteraciones indeseadas en el ancho de la base nasal, la proyección de la punta de la nariz o la exposición de los dientes y encías al sonreír.

El profesional más capacitado para realizar esta labor con éxito es el cirujano maxilofacial, ya que tiene una mayor experiencia y formación en el tratamiento de las estructuras óseas y blandas del rostro. Su conocimiento le permite realizar simulaciones virtuales de los resultados esperados con las que reforzar la confianza de los pacientes en su futura cirugía.

¿Qué papel juega la nariz?

La nariz es el centro del rostro, es el rasgo al que primero se dirigen todas las miradas. Por ello, también se debe valorar su modificación para conseguir una mayor armonía en la estructura facial masculina.  La nariz de los hombres suele ser de mayor tamaño y con unos cartílagos más gruesos. A través de la rinoplastia conseguimos darle un aspecto más masculino. En ella podemos modificar:

  • El dorso nasal. Un dorso nasal recto imprime más carácter y fuerza a las facciones masculinas. Además, la nariz debe ser un poco más ancha en la parte superior.
  • La punta nasal. Elevándola evitamos que la nariz parezca más larga. Siempre con cuidado de no hacerla tan respingona como la nariz femenina y evitando darle forma redondeada.
  • El tamaño. El tamaño de la nariz dependerá de su proporción con el mentón. Un mentón pequeño hará destacar en mayor medida la nariz, sobre todo de perfil.

En Icifacial realizamos rinoplastias ultrasónicas para garantizar unos resultados más precisos y una recuperación más rápida tras la cirugía. En las primeras consultas el doctor Macía explica con detalle todos los procedimientos y cómo afecta la forma y posición de cada rasgo a la armonía global del rostro, ya que muchos hombres consideran que tienen un rostro poco masculino o no están satisfechos con el aspecto de su cara, pero no son capaces de identificar el por qué.

Si quieres recibir una valoración personalizada, pide una primera consulta gratuita con el equipo de Icifacial. Llámanos al 911 52 58 34.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *